Hace 57 años Formosa se convirtió en provincia

En todo el territorio habrá hoy actos alusivos a lo que aconteció hace 57 años cuando el entonces presidente de la Nación, general Juan Domingo Perón, firmó el decreto por el que promulgó la ley que consagraba a Formosa como una nueva provincia argentina.

Las ceremonias centrales se harán en esta ciudad y serán presididos por el gobernador Gildo Insfrán. Fueron organizadas para rendir homenaje a quienes fueron gestores de la provincializacion, en el marco de una jornada que comenzará en el Mástil municipal con la concentración de las delegaciones escolares, de las Fuerzas Armadas, de seguridad y policiales y público en general, en la esquina de 25 de Mayo y San Martín. Hasta allí llegará el primer mandatario acompañado por representantes de los tres poderes del Estado, a las 8.45, para proceder al izamiento del pabellón nacional y de la bandera de la provincia.

Lo acompañarán el vicegobernador Floro Bogado, el presidente del Superior Tribunal de Justicia, doctor Ariel Gustavo Coll, el presidente provisional de la Legislatura, doctor Armando Felipe Cabrera, y el intendente municipal, ingeniero Fernando De Vido, entre otros.

A continuación se entonarán las estrofas del Himno Nacional Argentino y Marcha a Formosa a los acordes de la canción Aurora ejecutada por las bandas provinciales y un sacerdote se encargará de presidir una invocación litúrgica a cuyo término se guardará un minuto de silencio en memoria de los integrantes de la Comisión Pro-Provincialización de Formosa ya fallecidos.

Para referirse a esa gesta de 1955 emprendida por un puñado de formoseños presididos por Vicente Arcadio Salemi hablará un funcionario provincial.

Los actos oficiales continuarán por la tarde, a las 15, en la plaza San Martín donde tendrá lugar el tradicional desfile de representaciones culturales, artísticas, deportivas, organizaciones libres del pueblo, instituciones, carrozas y reinas que representan a los distintos departamentos de la provincia.

Las celebraciones finalizarán con la elección y coronación de la Reina de la provincialización.

 

En todos los pueblos

 

Así como en esta capital, en todo el interior se evoca la fecha y cada uno de ellos le suma particularidades propias, aunque con la misma aspiración a que la evocación contribuya a revalorizar el sentimiento de los formoseños en su lucha por un ideal de provincia y la construcción de una comunidad organizada, conducida y gobernada por hijos de esta tierra.

En ocasión del Cincuentenario, el gobernador Gildo Insfrán dispuso que esta recordación sea celebrada en los distintos pueblos y ciudades del territorio formoseño, razón por la cual se invitó a las municipalidades y comisiones de fomento a adherir a los términos del instrumento y a realizar actos públicos alusivos.

El decreto respectivo preconiza que este reconocimiento fue posible por el desarrollo de un modelo de Nación Federal enraizado en los principios del Movimiento Nacional y Popular encarnado en el gobierno que presidía el general Juan Domingo Perón, “quien comprendió la lucha justa y digna de los formoseños por ser protagonista entonces de su destino y constructores de su propia historia”.

Se expresa en los fundamentos de la medida que el cincuentenario de la provincialización “encuentra a un pueblo maduro que enfrentó y superó las adversidades que se le presentaron en el camino, templando y fortaleciendo su espíritu en los momentos más difíciles que vivió la Nación toda, sostenido por la firmeza de su fe e inquebrantable esperanza, en este tiempo en que las conquistas del proyecto provincial además de dignificar el trabajo y encaminar el futuro, disponen la elevación de la cultura y la humanización total”

“La síntesis del hombre nuevo formoseño –agrega el decreto mencionado- está en el pensamiento y la acción de afirmar el crecimiento espiritual y cultural, el sentido de pertenencia y el orgullo de nuestro ser es un compromiso de todos por hacer valorar la decisión de ser formoseños, por lo tanto las celebraciones del Cincuentenario de la Provincialización de Formosa ameritan justificadamente la realización de actos y eventos para su recordación y conmemoración, como un instrumento de valoración de nuestra historia, para todos y cada uno de los habitantes de esta tierra, en particular para las generaciones en crecimiento”.