TERCER MILENIO

Un ao en que la pandemia no condiciona la gestin


Enero de 2021 se presenta variopinto, con situaciones mezcladas que a veces no son fáciles de controlar porque surgen a  borbotones y con la sucesión de situaciones inéditas que resultará inolvidable para quienes las están protagonizando en los diferentes roles.
Es cierto que no difiere mucho de 2020 pero lo que ocurre es que ha transcurrido casi todo un año de restricciones que, es probable, que haya una demanda inusual de consultas a psicólogos y psiquiatras, así como para todos aquellos profesionales y trabajadores de las cuestiones sociales.
Ni mayores ni menores están exentos de demandar esas atenciones ya que el confinamiento –con sus procesos de flexibilización y restricciones mezclados– han provocado sensaciones raras que han impactado en la solidez de la psiquis humana.
Estar adaptándose a modalidades remotas para estudiar o para trabajar no resultó tarea fácil, más allá que se cuente aquí con una plataforma digital que facilita en gran parte la labor de docentes y alumnos así como también de los padres que han contribuido a facilitar la cuestión.
Y cuando todo parecía natural para el movimiento de la gente, con excepción de aquellos mayores de 65 años que fueron convocados permanentemente a la opción de evitar las salidas del hogar, surgió este incremento de casos que obligó a una inmediata reacción de las autoridades que tienen a su cargo la conducción de las estrategias orientadas al cuidado de la salud y la vida de los formoseños.
Se percibe que la mayoría apela a sus mejores disposiciones para estar a tono con el momento que transitamos del mismo modo el modo como hay afectos y emociones a los que están habituados a expresar quienes nacieron aquí o eligieron a Formosa como destino de vida que se han neutralizado, al decir del concepto al que se apeló hasta el 10 de diciembre de 2019 para el tratamiento de las obras públicas que aguardaban el apoyo nacional.
No faltan quienes reconocen que resultó efímera la ilusión del brindis de Navidad y Nochebuena –limitada en cantidad de comensales y con algunos ausentes como consecuencia lamentable de la pandemia– ya que ante la expectación que hubiese un retorno pronto a la normalidad conocida aparecieron los rebrotes virales en el mundo, el país y la provincia.
Sin embargo, hubo matices que permitieron apostar al optimismo y la esperanza.
Así, por ejemplo, al tiempo que se trabaja en la misión de dar batalla a la covid-19 se multiplicaba la gestión para recuperar el tiempo perdido y es así que se han registrado numerosos actos en los que participó la comunidad para aplaudir a egresados, inaugurar obras o anunciar el inminente de otras de importancia estratégica para el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de esta capital y del interior.
Además, llegó el primer cargamento de 300.000 vacunas Sputnik V que desde Moscú fue trasladado hasta el país por un avión de Aerolíneas Argentinas.
Ese hecho es considerado por los optimistas en un aporte para la historia de esta generación de parte de los hombres de ciencia que han logrado recrear en poco tiempo un medicamento para afrontar con mayor alivio el pesado estadio sanitario mundial que ya ha enfermado a casi 90 millones de personas y provocado la muerte de casi 2 millones.
Aparecieron los críticos y los que aceptaron que la vacuna representa una carta favorable para utilizarla en este difícil juego que plantea una enfermedad generada por un virus desconocido y altamente letal.
Lo cierto es que ha habido actitudes ejemplares como las del Papa Francisco quien anticipó que se vacunará esta semana según lo determinaron los responsables de llevar la agenda de turnos en el Vaticano. El jefe de la iglesia católica considera que éticamente todo el mundo debe vacunarse, ya que es una opción ética, porque  el ser humano no solamente apuesta su salud y su vida sino también juega la vida de los demás.
Dicho de otro modo, se emparenta que el eslogan local de cuidate para cuidarnos que no es otra cosa que una expresión cabal del criterio de solidaridad que debe primar por sobre los egoísmos individualistas.
Jorge Bergoglio lamentó que haya, respecto a la vacuna, un negacionismo suicida que no consigue explicar lo que sostienen que la vacuna es peligrosa si los médicos la presentan como algo que puede ser bueno y que no presenta riesgos particulares.
En Formosa funcionó la logística y la estrategia desarrollada para la vacunación a los trabajadores de la salud y de la seguridad en actividades cumplidas en esta ciudad y en el interior en el contexto de una movilización a la que se sumaron estudiantes universitarios de enfermería y quienes militan por la salud y la vida de modo espontáneo acompañando la gestión de los organismos públicos. En total, se aplicaron las primeras 3.600 dosis.
Hasta ahora no hubo quejosos y se aguarda que ocurra lo mismo con los que se vacunen en el futuro con las dosis por llegar según el calendario establecido por el gobierno nacional que prevé la llegada al país de un significativo cargamento para el 15 de este mes.
Justo L. Urbieta
 

Compartir esta noticia :