TERCER MILENIO

En vsperas de la culminacin de un soado proyecto urbanstico


Durante uno de los tantos actos allí realizados para realizar inauguraciones o presidir los tradicionales operativos solidarios Por nuestra gente todo, Gildo Insfrán siempre se encargó de hacer notar que el proyecto de La Nueva Formosa concebido hace unos quince años no era una utopía, sino que, progresivamente avanzaba para completarlo con la habilitación de 5.400 casas para otras tantas familias y sus correspondientes servicios esenciales.
Y la evocación viene a cuento del llamado a licitación lanzado para la edificación de la cuarta y última etapa del emprendimiento que consiste en la realización de lo que había neutralizado la gestión de Mauricio Macri cuando hacia fines de 2015 hasta se habían rubricado los respectivos contratos con las empresas que se convirtieron en adjudicatarias de las respectivas convocatorias públicas.
La relevancia de estos trabajos es tal que, además de la inversión que realizarán conjuntamente la Nación y la Provincia, se necesitarán entre dos y cuatro obreros  en forma directa e indirecta para ejecutarlas lo que significa un promedio de 3.000 obreros.
Es que además de esa mano de obra que vuelve a ocuparse y seguramente genera gratificación para los agremiados en la UOCRA, están los beneficios que llegarán a los ladrilleros, los carpinteros e industriales de la madera, los corrales de materiales y hasta aquellas familias que abastecen de comida ( chipa, pastelito, milanesa, torta parrilla o torta frita ) a los trabajadores.

Un gran impacto

Ese es el gran impacto económico y social de la construcción de viviendas que, en este caso, recrea una nueva comunidad barrial en un inmenso predio al que se accede por la avenida Néstor Kirchner y a la que se podrá hacerlo ahora desde la misma colectora de la autopista de la ruta 11 en la jurisdicción del aeropuerto internacional Formosa de El Pucú por la avenida Los Pumas.
El propio gobernador les hacía reflexionar a los ocupantes primeros de esta urbanización que había quienes años atrás no creían que después de El Pucú podría desarrollarse un emprendimiento de tamañas característicasque responde a los requerimientos que demanda una familia para mejorar su calidad de vida.
Es que representa  el cumplimiento del  sueño de la casa propia junto  con todos los servicios necesarios, desde el jardín de infantes, las escuelas primaria y secundaria;  la seguridad con el edificio para  la comisaría Octava; el servicio de agua potable, energía eléctrica y  la conectividad con fibra óptica a lo que sumó  el tratamiento de efluentes cloacales, cuya planta estaba, por entonces,  en plena construcción”.
Cuando le tocó habilitar dos establecimientos de enseñanza no ocultó su desazón porque el gobierno nacional de Cambiemos había postergado los sueños de contar con La Nueva Formosa terminada hace unos años aunque prometió no  bajar los brazos ya que se harían los esfuerzos desde el propio Modelo Formoseño  para que más temprano que tarde las obras se pudiesen llevar a cabo.
Admitía que el problema haría que con los recursos propios del tesoro provincial quizás se demoraría un poco más en la evolución del proyecto urbanístico y que no se imprimiría a las obras la aceleración que se había alcanzado con autoridades nacionales del campo nacional y popular aunque se comprometía a no desviarse un milímetro de su carta de navegación.

Como los burros

En esa ocasión recordaba que había previsto la ejecución de 5400 viviendas y que tenía ante sus ojos a la  primera etapa cumplida, la segunda también, tercera en ejecución y que se había llegado a la cuarta  incluso hasta la firma de los contratos con las empresas.
Pero, ocurrió que habían llegado los funcionarios del ministerio que por entonces estaba a cargo de Rogelio Frigerio con los nuevos contratos sugeridos que era claramente una trabazón para el objetivo de la provincia.
Y en ese acto de habilitación de dos nuevas escuelas lo dijo con claridad y con ironía:” Nos pisaron el financiamiento y hasta ahora no podemos empezar; pero nosotros somos como los burros y no por lindos sino por insistidores”.

Los comienzos

Allá por 2007 ya se comenzó a hablar acerca de este ambicioso programa habitacionales proyectado del barrio “La Nueva Formosa”.
Se hacía referencia por entonces que estaría conformado por más de dos mil viviendas y situado al suroeste de la ciudad, frente al aeropuerto internacional Formosa de El Pucú.
Para que se tuviese una idea de la  magnitud del emprendimiento se comentaba que serían una veintena de empresas las que estarían  trabajando en la edificación de las casas y otras obras de infraestructura básica.
Se trataba de un ambicioso emprendimiento del gobierno provincial en materia de urbanización y modernización ya que para  este nuevo conglomerado barrial se dispuso un gran predio sobre el cual varias áreas del estado y la comuna capitalina venían trabajando desde hacía más de un año.
El proyecto para el barrio se  había iniciado inicio en 2005 con la realización de varios tipos de estudios preliminares que garantizasen a las familias que  fuesen a habitar allí contasen para vivir con  todos los servicios necesarios.
Conjuntamente con  el municipio local se estableció la ubicación de esta urbanización para avanzarse luego en la proyección de los servicios como: agua, luz, cloacas, calles, espacios verdes, centro de salud, educación, recolección de residuos, transporte urbano de pasajeros, desagües pluviales, entre otros.
A ello siguió el proceso de gestión en las licitaciones, adjudicaciones y contrato con las más de veinte empresas que estarían trabajando en el lugar.
Se contemplaron todos los aspectos como corresponde en el caso de la construcción de tamaña cantidad de viviendas en un solo lugar lo imponía una adecuada planificación urbanística.
El 5 de marzo ya estarán adjudicadas las obras correspondientes a esta última etapa de La Nueva Formosa que permitirá apreciar que serán unas 30.000 las personas que en poco tiempo más darán testimonio que se llevó a cabo lo que fuese un sueño que algunos quisieron perturbar pero que con la perseverancia se  logró prácticamente a las vísperas de su concreción.
Justo L. Urbieta

Compartir esta noticia :