Miércoles, de Diciembre de

Locales »  Denunciaron a un comerciante por prácticas abusivas y publicidad engañosa

SE SOLICITÓ LA CLAUSURA
Se pidió al Subsecretario de Defensa del Usuario y Consumidor que aplique las sanciones y multas pertinentes “de manera que no se continúe estafando a los miles de usuarios que efectúan las recargas no solo de la tarjeta Sube, sino también de otros servicios y a los que se les cobra un adicional que es totalmente injustificado e irregular”.

La Defensoría del Pueblo de la provincia intimó a la empresa Crucero del Sur Agrupación porque en un local, ubicado en Moreno al 700, ofrece el servicio de carga Sube pero con la práctica abusiva de recargar a cada usuario el valor de $5, teniendo el nombre de fantasía Crucero del Sur – Crucero del Norte. 
Ante la intimación el gerente hizo un descargo manifestando que ese local comercial “no tiene ninguna relación de naturaleza alguna con la empresa de transporte público de pasajeros también denominada Crucero del Sur y por lo tanto deslindó todo tipo de responsabilidades civiles y penales, frente a la violación de la Ley Nº 24.240 de Defensa del Consumidor en relación a lo establecido en su artículo 8 bis que encuadra a las prácticas abusivas. 
El defensor José Leonardo Gialluca denunció el hecho a la Municipalidad de la ciudad para que proceda dentro de sus competencias y verificar la habilitación comercial del lugar.
En el mismo sentido, se pidió al subsecretario de Defensa del Usuario y Consumidor Víctor Romea que aplique las sanciones y multas pertinentes “de manera que no se continúe estafando a los miles de usuarios que efectúan las recargas no solo de la tarjeta Sube, sino también de otros servicios y a los que se les cobra un adicional que es totalmente injustificado e irregular”. 
La Defensoría del Pueblo denunció además que ese comercio “como otros incurren en lo que se denomina publicidad engañosa, que se encuentra contemplada y sancionada en la Ley de Defensa del Consumidor 24.240 y en Ley de Lealtad Comercial 22.802; se da cuando la publicidadincluida su presentación, induce o puede inducir a error a sus destinatarios, pudiendo afectar a su comportamiento económico, o perjudicar o ser capaz de perjudicar a un competidor”. Es asimismo engañosa la publicidad que silencie datos fundamentales de los bienes, actividades o servicios cuando dicha omisión induzca a error de los destinatarios. 
Por ello, el artículo 9 de la Ley de la Lealtad Comercial prohíbe la realización de cualquier clase de presentación, publicidad o propaganda que, mediante inexactitudes, engaños o confusión, hace aparecer un lugar que no es el realmente señalado. 
“En este caso en particular –dijo Gialluca- para resguardar los derechos económicos de los usuarios, por último se convocó a los responsables o propietarios de dicho local comercial a una audiencia de conciliación en la Defensoría, donde se pedirá institucionalmente todas las aclaraciones necesarias y obviamente que se deje de cobrar adicionales improcedentes, bajo apercibimiento de pedir la clausura total del funcionamiento del mismo y de todos los centros de ventas de la provincia que incurran en estas mismas conductas”.