Miércoles, de Diciembre de

Interior »  Más de la mitad de las familias en los albergues para inundados son paraguayas

UNA ESCUELA PARAGUAYA SE TRASLADÓ HASTA CLORINDA
De entre las más de 800 familias damnificadas en el municipio de Clorinda, se estima que más de la mitad son de nacionalidad paraguaya, según el Consulado de Paraguay en dicho distrito. Se trata de pobladores de Itá Enramada, Beterete Cué y Nanawa que con botes salieron con sus pertenencias a buscar refugio en el vecino país.

CLORINDA. De las más de 800 familias damnificadas que permanecen en refugios de Clorinda, más de la mitad son paraguayas. Afectados migraron en botes desde Itá Enramada, Nanawa y Beterete Cué.
La escuela es paraguaya, pero el territorio es argentino. Entre paredes de madera terciada y piso de césped combinado con tierra grisácea, Jazmín López (14) se prepara para dar clases junto con sus compañeros del noveno grado en un pequeño salón de emergencia. La estudiante forma parte de las familias paraguayas de zonas fronterizas que fueron desplazadas de sus hogares por la crecida del río Paraguay y están asentadas en refugios provisorios de Clorinda, provincia de Formosa, Argentina.
“Todos los años venimos a buscar refugio aquí”, expresa con naturalidad Jazmín, quien se trasladó desde la compañía Beterete Cué, Bajo Chaco. Al igual que su familia, toda su comunidad cruza la frontera en busca de tierra segura. Inclusive el funcionamiento de la institución educativa, que comprende desde el preescolar hasta el noveno grado. Con todos los permisos correspondientes, hace más de 22 días cambiaron el lugar de la actividad académica de la escuela Carlos Antonio López al vecino país, indica la docente Mónica González. “Justamente porque todos nuestros alumnos, que son más de 100, están refugiados en el territorio argentino”. 
De entre las más de 800 familias damnificadas en el municipio de Clorinda, se estima que más de la mitad son de nacionalidad paraguaya, según el Consulado de Paraguay en dicho distrito. Se trata de pobladores de Itá Enramada, Beterete Cué y Nanawa que con botes salieron con sus pertenencias a buscar refugio en el vecino país.
 
Albergues
 
Los refugios en la ciudad argentina están distribuidos a la vera de la ruta 11 y en patios baldíos del área céntrica, dependiendo de la cercanía con los hogares de las personas damnificadas.
En la zona de la ruta 11, en los pequeños refugios están tanto paraguayos como argentinos. Las casas están hechas con carpas, puntales y material de zinc, provistas por el Gobierno del vecino país, además de agua y energía eléctrica. A diferencia de años anteriores, no se observan lavanderías o los comedores. En esta área tampoco cuentan con baño móvil. Los sanitarios son armados improvisadamente con carpas negras. Hacia el barrio Libertad, las provisorias viviendas son de pobladores de Nanawa. Para estas familias es mucho más conveniente el traslado hacia el lado argentino, ya que sus hijos asisten a la escuela de Clorinda, a pesar de vivir en Paraguay, pues solo los separa una pasarela. Aseguran que la educación es mucho mejor por esos lares.
“Antes iba hacia Chaco’i a refugiarme, pero como debía traer a mis hijos a la escuela de Clorinda, todos los días me querían cobrar para pasar en bote. Entonces me resulta más fácil mudarme aquí”, relató doña Ángela Giménez.
Agregó con voz enérgica que la ayuda por parte de la Municipalidad de Nanawa es nula a la hora de asistencia y concluye que terminará mudándose de manera definitiva al territorio extranjero que hoy acoge a su familia y a su comunidad.

Nanawa en un 95% inundada
 
En una recorrida fluvial por la zona, pudo apreciarse el fuerte impacto de la crecida de los ríos sobre la comunidad paraguaya de Nanawa, al punto tal que un 95% de la isla se encuentra anegada por estos desbordes.
Al cierre de esta edición, la altura del río Paraguay se ubicaba en 7,49 m, nivel que ya resulta crítico para zonas como Nanawa, que no cuenta con una defensa costera.
En la zona comercial, varios negocios ya tienen agua en su interior por lo que, con mucho ingenio, se viene sosteniendo la actividad levantando mercaderías y colocando tarimas para el acceso de los clientes.
En la jornada de ayer, autoridades locales, departamentales y ciudadanos se reunieron para analizar la situación crítica por la que atraviesa Puerto Elsa con la emergencia hídrica, la reunión fue encabezada por el intendente Javier Núñez quien se pronuncio muy preocupado, además en la reunión se llego al compromiso de seguir gestionando para que se pueda tener soluciones a corto plazo para que la localidad no siga sufriendo adversidades en cada crecida de los ríos.