Diario Formosa »
SE RENUEVA LA MITAD DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS Y UN TERCIO DE LA DE SENADORES

Recambio en el Congreso: Bancas en juego

Las nuevas alianzas políticas ya reconfiguraron el escenario legislativo, pero la imagen sólo volverá a estar clara después de las elecciones. Cuántos escaños pone en juego cada uno de los bloques que todavía hay formalmente en el Congreso y para qué lado del espectro político gravitarán tras los comicios.

Jueves, 18 de Julio de 2019


El 27 de octubre, además de presidente y vice, los argentinos elegirán con sus votos a 130 nuevos diputados y 24 senadores. La Cámara Baja se renueva de a mitades –una en las elecciones de medio término y la otra junto con las presidenciales– mientras que la alta lo hace de a tercios, debido a que los mandatos de estos legisladores duran seis años.
La otra diferencia entre ambas radica en que en Diputados cada jurisdicción –las 23 provincias y la ciudad– tiene una cantidad de representantes que guarda proporción con su población; pero en el Senado a cada territorio le corresponde la misma cantidad de representantes: tres.
A pesar de que los comicios todavía se encuentran a más de cuatro meses de distancia, las nuevas alianzas que se formaron de cara a las elecciones presidenciales ya comenzaron a alterar la fisonomía de los distintos bloques en el Congreso. La designación de Miguel Ángel Pichetto como candidato a vicepresidente del oficialismo y la vuelta de Sergio Massa al kirchnerismo son los principales exponentes de esto.
 
Senado
 
Previo a estos movimientos, la composición del Senado era la siguiente:
-24 Cambiemos.
-22 Argentina Federal.
-9 Unidad Ciudadana (ex Frente Para la Victoria).
-5 Parlamentario Federal.
-6 Bloques unipersonales.
-2 Frente Cívico por Santiago.
-2 Misiones.
-2 Peronismo Tucumán.
 
La partida de Pichetto hacia Juntos Somos el Cambio generó un cisma en el bloque de Argentina Federal. Mientras que la mayor parte de sus miembros tomó partido por el nuevo Frente de Todos, el candidato a vicepresidente formó su propio bloque con dos senadores del PJ –el ex presidente Carlos Menem y Carlos Espínola– Lucila Crexell, del Movimiento Popular Neuquino, y Carlos Reutemann. Al menos hasta el 10 de diciembre, esto dejaría al bloque oficialista con 29 senadores.
En tanto, si todo el resto del bloque justicialista fuera a alinearse detrás de la fórmula Fernández-Fernández, a los 9 senadores kirchneristas se le sumarían otros 19 pares, por lo que quedarían a uno de distancia, con 28.
No obstante, este sería el escenario hasta las elecciones. El 27 de octubre se renuevan las bancas de ocho provincias: Chaco, la ciudad de Buenos Aires, Entre Ríos, Neuquén, Río Negro, Salta, Santiago del Estero y Tierra del Fuego. De estas 24 bancas, 8 pertenecen a Argentina Federal, 4 a Cambiemos, 3 a Unidad Ciudadana, 2 para Movimiento Popular Neuquén, mientras que el Frente Popular del Santiagueño Gerardo Montenegro y Myriam Boyadjian, del Movimiento Popular Fueguino, también terminan sus mandatos.
Además de sus 4 bancas, el oficialismo pone en juego dos nuevas adhesiones: la banca de Pichetto, que será reemplazado por un candidato oficialista en Río Negro, y la de Crexell. En total, 6 del nuevo bloque de 29 (20,6%). Por su parte –y nuevamente, si los 19 senadores de Argentina Federal pasaran al Frente de Todos– el kirchnerismo pondría en juego 10 de sus 29 bancas (34,4%), además de la de Pino Solanas, quien entró como el único legislador del Frente UNEN en 2013 y ahora pegó el salto al kirchnerismo, quien también dejará su lugar. Los siete restantes probablemente negocien sus alianzas tras las elecciones.
Fuente Infobae

El esquema en Diputados
 
La situación en la Cámara Baja, donde se renuevan 130 escaños sobre los 257 totales, es similar. Previo a la formación de las alianzas actuales, la composición era la siguiente:
-108 Cambiemos.
-65 Unidad Ciudadana (Frente para la Victoria-PJ).
-34 Argentina Federal.
-15 Frente Renovador UNA.
-10 Red por Argentina.
-6 Frente Cívico por Santiago.
-4 Unidad Justicialista.
-3 Evolución Radical.
-2 Elijo Catamarca.
-9 monobloques.
-1 vacante (Julio De Vido, en prisión).
 
Durante el año, una parte del Frente Renovador se escindió del bloque y, junto a diputados como Victoria Donda y Leonardo Grosso (de Somos y el Movimiento Evita) formaron Red por Argentina, desde el cual transicionaron hacia el kirchnerismo. Luego del acuerdo entre Massa y Alberto Fernández, el resto del bloque lo hará también, aunque sin Graciela Camaño, quien se sumó a Consenso Federal. Además, la mayoría de los 34 diputados de Argentina Federal también pasaron a engrosar las filas que responden a la fórmula Fernández-Fernández, por lo que el bloque en este momento se encuentra muy cerca de los 108 diputados con los que cuenta el oficialismo.
Sin tener en cuenta estos nuevos movimientos, cada bloque pone en juego la siguiente cantidad de bancas en estas elecciones de medio término, donde todas las provincias renovarán a la mitad de sus representantes en la cámara baja.
El oficialismo renueva 46 de las 108 bancas que posee, un 42,60% de sus escaños. La bancada de Unidad Ciudadana-Frente Para la Victoria y ahora Frente de Todos pone en juego 39 de 65 (60%). El Frente Renovador pone en juego 12 de sus 15 bancas, el 80% (11 de 14, si no se cuenta a Camaño).
Argentina Federal, por su parte, pone en juego 16 de sus 34 escaños (47%). Mientras que ocho de las 10 bancas de Red por Argentina (80%) se renuevan en estas elecciones.
Excepto que se den resultados sorpresivos, el próximo ciclo va a diferir del actual en un aspecto principal: si Consenso Federal no consigue un porcentaje relevante de votos, no habrá una tercera fuerza con caudal legislativo lo suficientemente relevante como para fungir de árbitro en las disputas que surjan entre el oficialismo y la oposición.
Por ello, ambos partidos mayoritarios buscarán quedar lo más cerca posible de los números que les permitan obtener mayoría, o al menos negociar con la menor cantidad posible de legisladores para lograrla a la hora de debatir proyectos de Ley.



MÁS LEÍDAS


Ir a la versión de escritorio