Diario de Formosa »
TERCER MILENIO

Insfrán insiste con el puente Pilcomayo-Itá Enramada

23 de Octubre de 2020


La visita de la ministra de Seguridad de la Nación, la antropóloga Sabina Frederic, no solamente permitió que estableciera con Gildo Insfrán un canal directo de diálogo franco acerca de las cuestiones ligadas a la realidad del extenso cordón fronterizo, sino también de otros temas que hacen al vínculo cotidiano que se tiene con el país hermano de Paraguay.
Así por ejemplo, la visitante anunció inversiones millonarias en dólares para ejecutar trabajos en jurisdicción de Puerto Pilcomayo y de San Ignacio de Loyola, Clorinda, para que el cuantioso movimiento de transportes de cargas y de pasajeros que se canaliza por esas vías resulte más dinámico con la disponibilidad de los servicios esenciales para que funcionen la distintas agencias de control y se supere el estado precario de las actuales instalaciones.
El Gobernador intercedió en el diálogo que Frederic mantenía con los periodistas para opinar –como lo viene haciendo desde finales del siglo XX y principios del XXI– sobre la necesidad imperiosa de aportar a una obra estratégica para el movimiento vehicular en el contexto del Mercosur: la construcción del puente entre Puerto Pilcomayo e Itá Enramada, Paraguay.
Esa reiteración de una añosa gestión se fundamenta aún más con una Formosa que ha pavimentado la ruta 86 hasta Guadalcázar y prevé la continuidad del asfalto hasta Sauzalito, primero y hasta el límite con Salta luego así como también en su confianza en el compromiso presidencial de llevar a cabo –en toda su extensión– la Autovía de la ruta 11 desde Mansilla hasta Clorinda para derivar hacia Paraguay y Brasil en el marco de las políticas integración comercial.

Otros proyectos

Insistió en todos los foros para que se pudiese encarar esa obra al igual que el puente entre colonia Cano y la ciudad paraguaya de Pilar, capital del departamento de Ñeembucú.
Así se recuerda que a principios del presente siglo en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) se estaba elaborando el proyecto técnico del puente internacional para unir a las ciudades de Puerto Pilcomayo, Argentina, e Itá Enramada, Paraguay, cumpliendo así las aspiraciones comunes de autoridades y fuerzas vivas de esta región fronteriza.
Con anterioridad, los responsables de los municipios de Clorinda y de Lambaré –que tienen jurisdicción sobre ambos puntos, que servirán de cabecera del nuevo vínculo– se habían pronunciado en favor de la realización de la obra, a tal punto que interesaron en el proyecto a los distintos presidentes argentinos que visitaron Asunción.
El puente Puerto Pilcomayo-Itá Enramada estará emplazado en la confluencia de los ríos Pilcomayo inferior y Paraguay y será sumamente útil ya que en la actualidad casi todo el flujo automotor de pasajeros y de carga pasa por el puente San Ignacio de Loyola, que une Clorinda con colonia Falcón, ciudad ubicada a 60 km de la capital guaraní.
Desde el lanzamiento del Mercosur, el puente metálico de tipo Bayley que montó el Ejército a principios de la década del 70 prácticamente no da abasto para responder al notable incremento del transporte registrado en el sector fronterizo.

La realidad fronteriza

El tema de la realidad fronteriza formó parte de las distintas reuniones entre los comité de frontera y de las reuniones binacionales mencionándose el caso del Puente Internacional San Ignacio de Loyola, que permite el acceso vial a la ciudad de Asunción y se constituye desde entonces y hasta ahora en  la principal vinculación carretera entre Argentina y Paraguay en materia de comercio internacional.
En este punto fronterizo los controles se encuentran integrados binacionalmente con el criterio país de entrada, país sede.
Se menciona también, como ocurrió en la reunión con Frederic, a la Pasarela de La Fraternidad, que vincula Clorinda con Nanawa, un punto de singular importancia por la gran cantidad de personas que transitan diariamente y por el comercio informal y de menor cuantía que se verifica.
Se incluyó, desde siempre, la situación que se registra en el extremo fronterizo entre Puerto Pilcomayo-Itá Enramada, que vincula Clorinda con Asunción por medio de un servicio de balsa que transporta vehículos y pasajeros que tiene importancia para el transporte de cargas con sentido hacia Paraguay.
La ministra nacional explicó que allí se mejorarán los locales de las agencias de contralor y se construirá una amplia playa de estacionamiento para las unidades de carga, pasajeros y particulares que opten por esa vía para avanzar hacia la capital guaraní.
En las reuniones que celebraban autoridades argentinas y paraguayas se concluyó que en el Paso Clorinda-Puerto Falcón, se registran demoras y falta de integridad, particularmente en el control del transporte de cargas y que en la cabecera argentina hay restricciones de espacio, si bien se cuenta con terrenos linderos que podrían ser aprovechados para la realización de ampliaciones.
Se puntualizaba que la fluidez de la circulación estaba condicionada por la ubicación y funcionalidad de las instalaciones de control.
En cuanto al vínculo fluvial Puerto Pilcomayo-Itá Enramada se lo ha reconocido como un punto importante para las mercaderías que ingresan a Paraguay mientras que en la pasarela La Fraternidad, el flujo de personas es libre se desarrolla con la aplicación de la normativa relativa al Tránsito Vecinal Fronterizo.

Comités de Frontera

En repetidas reuniones de los comités de frontera binacionales se acordó implantar una nueva conexión física en el Nodo en el mismo sitio de la vinculación fluvial Puerto Pilcomayo-Itá Enramada pero también se mencionó la necesidad de que se construya un puente paralelo al Bayley que desde hace muchos años fue tendido sobre el Pilcomayo inferior uniendo Clorinda con colonia Falcón.
Sabina Frederic aclaraba que el puente entre Puerto Pilcomayo e Itá Enramada no forma parte de las responsabilidades de su cartera aunque mencionaría acerca de su necesidad ante su colega de Obras Públicas, doctor Gabriel Katopodis.
Justo L. Urbieta



MÁS LEÍDAS


Ir a la versión de escritorio