CRUZAN DIARIAMENTE LA FRONTERA PARA RECIBIR LA FORMACIóN ESCOLAR
Más de 600 niños paraguayos cruzan la frontera para asistir a la escuela en Argentina
Viernes, 16 de Noviembre de 2018
“Muchos de los niños que residen en Paraguay no llegan en vehículo a la escuela, ya que la mayoría simplemente cruza a pie la Pasarela Internacional de la Amistad, que une Nanawa y Clorinda”, comentó Marcia Rojas.
CLORINDA (C). En su camino a la escuela, cientos de paraguayos cruzan a pie un puente peatonal de madera, conocido como Pasarela Internacional de la Amistad, que conecta Nanawa, Paraguay; con Clorinda, Argentina. Más de 600 niños de una ciudad paraguaya cruzan la frontera para asistir a la escuela en Argentina.
Nathalia Rojas vive en Paraguay, pero para ir a la escuela debe usar una escarapela con los colores de la Bandera Argentina. Reside en Nanawa, ciudad de 6.000 habitantes que se encuentra 43 kilómetros al Norte de Asunción, Paraguay, en la frontera con Clorinda, ciudad argentina de la provincia de Formosa.
Alumna de primer grado, con 6 años, Nathalia va a la Escuela Provincial de Educación Primaria Nº 21 República del Paraguay en la motocicleta que maneja su madre, Marcia Rojas.
“El 90% de los chicos que viven en Nanawa estudian en Clorinda”, asegura Marcia Rojas, a quien no le importa hacer un viaje diario de 4 kilómetros. La mayoría de los alumnos vive en Paraguay y son argentinos. Nacieron allá (en Clorinda) porque el único hospital con que contamos en Nanawa es pésimo. Mi hija nació en el lado argentino, al igual que casi todos los chicos que viven acá”.
Marcia Rojas cruza la frontera de Paraguay a Argentina en motocicleta con Nathalia, su hija de 6 años, para llevarla a la escuela.
Sin embargo, mucho de los niños que residen en Paraguay no llegan en vehículo a la escuela, ya que la mayoría simplemente cruza a pie la Pasarela Internacional de la Amistad, que une Nanawa y Clorinda.
Aylén Noguera es una de los estudiantes que camina todos los días a través del puente y atraviesa las ajetreadas zonas comerciales entre ambos lados hasta llegar a la escuela República del Paraguay.
“Todos los días vengo caminando a la escuela porque vivo cerca de la frontera”, dice Noguera, alumna de sexto grado que nació en Clorinda pero vive con sus padres paraguayos en Nanawa. “Para mí ya es algo normal. No conozco a ningún chico que estudie en Nanawa, me llevo muy bien con mis compañeros (argentinos)”.
“No conozco el Himno de Paraguay, pero sí sé cantar el Himno de Argentina”, continúa Noguera, quien en su casa mantiene las costumbres y tradiciones paraguayas, como hablar guaraní, una de las dos lenguas oficiales de Paraguay, junto al español. Como Nathalia y Aylén nacieron en la Argentina, la ley argentina las considera de esta nacionalidad.
Brisia Barrios, Melisa Martínez y Xiomara Yasmín Morínigo, todas de 8 años, viven en el barrio San Miguel de Puerto Falcón, Paraguay. Desconocen que van a la escuela en otro país (Argentina). “Esto no es otro país, porque nuestras casas no están lejos de nuestra escuela”, explica Martínez.

Más historias

Pero las historias de Nathalia y Aylén no son exclusivas. Es común que las madres embarazadas crucen la frontera para dar a luz en Argentina. Nanawa cuenta con un hospital público que no puede competir con los modernos y acogedores centros hospitalarios de Clorinda, una ciudad con una población ocho veces mayor, según Rossana Giménez, paraguaya residente en Nanawa.
Giménez, de 34 años, tiene cuatro hijos, dos con ciudadanía argentina. Todos los niños asisten a la escuela República del Paraguay, ubicada a menos de un kilómetro de la frontera.
Coincide con Marcia Rojas sobre las condiciones pobres del pequeño hospital de Nanawa que impulsan a los habitantes de la ciudad a buscar servicios médicos en Argentina.
Rossana Giménez retoca el uniforme de su hija, Giménez Anahí Ferreira, en la escuela República del Paraguay. Vive cerca de dos escuelas paraguayas, pero prefirió que sus hijos se educaran en Clorinda, Argentina.
“Lo que ocurre es que no sólo el servicio por parto es gratuito en los hospitales en Argentina, sino también la inscripción en el Registro Civil”, indica Giménez. “Allá en Nanawa te cobran por inscribir a los hijos en los registros públicos de Paraguay”.
Giménez vive cerca de dos escuelas paraguayas, Independiente, escuela pública, y Santa Teresita, escuela privada, pero decidió que sus hijos reciban su educación en Clorinda.
“Prefiero traerlos acá, porque la educación es mejor y es gratuita. En la escuela privada se pagan cuotas que van desde 15.000 (US$3,9) hasta 50.000 guaraníes (US$12) mensuales y no puedo tampoco abonar esa suma por mis cuatro hijos”.
Continúa diciendo: “Casi la mayoría de los alumnos de esta escuela son paraguayos, algunos tienen doble nacionalidad. En Paraguay no reciben los beneficios que aquí se brindan. A todos se los trata por igual, no por ser paraguayo se los margina”.
ENVIAR NOTICIA A UN AMIGO IMPRIMIR NOTICIA
QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Nombre y Apellido
e-mail
Comentario
Ingrese los caracteres de la imagen
IMPORTANTE:Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

EDICIÓN IMPRESA


EDICIÓN DEL DÍA
TAPA
CONTRATAPA

COTIZACIONES
Moneda
Compra
Venta
 Dolar 34,60 36,53
 Euro 39,84 42,45
 Real 8,80 10,12