LIGA NACIONAL DE BÁSQUETBOL
Historias de vida al extranjero y más allá
Miércoles, 12 de Diciembre de 2018
En medio del debate por la liberación del cupo de extranjeros, aquí las experiencias particulares de algunos de los protagonistas del nuevo paradigma. Lo que extrañan, lo que sienten y lo que piensan. Palabras que nunca antes tuvieron micrófono.
Vivir de un deporte nunca es fácil, mucho menos hacerlo en otro país que no sea el de origen y ni hablar de la tarea de rendir por encima de la media nacional. Armar las valijas, tomar el avión y ponerse la camiseta de equipos de los que no se tienen muchas referencias sería descabellado para cualquier mortal, pero para los extranjeros que llegan a jugar a la Liga Nacional de Básquet de Argentina es una oportunidad de continuar haciendo lo que aman al más alto rendimiento posible.
Lejos de sus esposas, hijos y parientes, los extranjeros dejan muchas cosas de lado en busca de su sueño y, la mayoría de ellos, se sienten bendecidos y afortunados de poder hacerlo. Tras no haber tenido muchas oportunidades de jugar en la NBA o en Europa, estos valientes jugadores desembocan en Argentina intentando redimirse, alcanzar fama y colmar con las expectativas de entrenadores que necesitan éxito inmediato.
La vara para medir jugadores foráneos es siempre más alta en comparación con los nacionales y la presión por demostrar que pueden rendir en la Liga Nacional es efímera. No hay espacio para errores, lesiones o contratiempos y en el poco tiempo que tienen para adaptarse al sistema del equipo deben colmar las expectativas. Cualquier discrepancia de gustos, estado físico o mental con el entrenador o los dirigentes puede conllevar el corte y la prescindencia de sus servicios.
Para los forasteros de la Liga Nacional no hay mañana y están obligados a mantenerse fuertes para sobrevivir. Acechados por las amenazas de todo deportista, entre lesiones, malentendidos e idiomas confusos, los extranjeros transcurren sus días siempre al filo del abismo.
 
Experiencias en el país
 
Erik Thomas: “Poder hacerlo en Argentina ya es un sueño cumplido, ahora quiero divertirme jugar y sobre todo ganar. Toda mi familia estaba muy emocionada cuando les conté la noticia”, expresa el alero que pasó por las filas de Regatas de Corrientes la temporada pasada tras haber jugado cuatro años en la Universidad de Nueva Orleans, Estados Unidos. Además, comentó que “es una Liga difícil, con mucha táctica y esquemas defensivos a los que hay que adaptarse rápidamente”.
Donald Sims, Estados Unidos: “De dónde vengo no mucha gente tiene la oportunidad de jugar profesionalmente al básquet. Entonces trato de aprovechar esta oportunidad, de ser el mejor y me siento bendecido por ello”, comentó el base que se desempeña en la Liga Nacional hace dos temporadas y que este año se incorporó a las filas de San Lorenzo, el último campeón de la competencia. “Cuando vas a algún lado no estás muy seguro de lo que te podés encontrar. Por suerte acá todo es fabuloso y representa una gran oportunidad”, finalizó.
Jeremiah Wood, Estados Unidos: “¡Los nombres de los equipos argentinos son muy raros hombre! Todavía me cuesta aprendérmelos. Cuando llegué al país no tenía muchas referencias y estaba desconfiado. Antes de venir a San Martín (Corrientes) habíamos arreglado un contrato con otro equipo de Argentina (Ciclista Olímpico de La Banda), pero cuando estaba haciendo mis valijas prescindieron de mis servicios sin aviso previo. Luego de esta situación no sabía con lo que me iba a encontrar. Por suerte fue todo lo contrario y hasta el día de hoy me siento muy a gusto en la ciudad”.
Fotios Lampropoulos, Grecia: “Por suerte pude jugar con muchos argentinos en Europa. La decisión de venir a Argentina era simplemente jugar al básquet y como allá se estaban cambiando muchos jugadores ocurrió todo sorpresivamente. Como conocía a Adrian Boccia (su compañero en equipos de España) la decisión se hizo más fácil y al hablar bien el español tampoco tuve mayores dificultades. Al principio me costaba y tardé bastante en dominarlo, por suerte ahora ya puedo hablarlo fluidamente y con cualquiera”.
Leemire Goldwire, Estados Unidos: “Vine al país sin muchas referencias, pero listo para hacer mi trabajo. Agradezco todos los días de tener otra chance más en mi carrera de hacer lo que me gusta y de conocer otro país en el camino. Sé que es una liga difícil y que no muchos se adaptan, pero vengo a aportar mi grano de arena. Me encanta Corrientes, sus playas y sus restaurantes elegantes a los que siempre salgo a comer”.
www.pickandroll.com 
ENVIAR NOTICIA A UN AMIGO IMPRIMIR NOTICIA
QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Nombre y Apellido
e-mail
Comentario
Ingrese los caracteres de la imagen
IMPORTANTE:Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

EDICIÓN IMPRESA


EDICIÓN DEL DÍA
TAPA
CONTRATAPA

COTIZACIONES
Moneda
Compra
Venta
 Dolar 36,85 38,74
 Euro 42,10 44,69
 Real 8,90 10,12