Mirando a la economía real: crecer exportando
Viernes, 19 de Octubre de 2018
Van cinco meses de una inédita, interminable crisis cambiaria que agota, entumece y angustia – salvo para aquellos pocos winners en el gigantesco “juego¨ de tasas versus depreciación del peso. Por eso y porque ya estamos finalizando una nueva década perdida, medida en el ingreso del PBI per cápita, resulta imprescindible reflexionar sobre lo que nos pasa y nos puede pasar.
Queda claro que no se puede vivir de prestado, gastar por encima de nuestros ingresos, dejar de responsabilizar al FMI cuando es el prestamista de última instancia al que se recurre cuando el resto de los timbres dejaron de contestar. Pero, además ese organismo puede equivocarse en su diagnóstico y dar una errónea medicina como ahora puede volver a suceder.
También es hora de que busquemos obtener récords diferentes: excesivas veces de recurrir al FMI, 27 veces desde 1958 –contando renegociaciones y/o refinanciaciones -; o subir el gasto público del 25 % al 42 % del PBI en menos de 20 años, creyendo que la soja a US$ 600 duraría muchos años y permitiría, por ejemplo, mantener subsidiada la energía y el transporte, remunerar a los empleados públicos un 20 % en promedio por encima de los privados y tener el 7,2 % del PBI argentino de ineficiencia en la asignación de estos gastos, que resultan nuevamente una plus marca, ya que es el nivel más alto de Latinoamérica.
La recesión se prevé larga y profunda, así lo plantean las propias autoridades de Hacienda y su extensión podría llegar y prolongarse hasta la próxima cosecha gruesa.
Es lo mas probable, pero claramente mirando a la economía real, mientras los programas financieros dictados se arman y desarman. Entonce es indispensable pensar un plan exportador que contemple -por lo menos en forma preventiva- la situación de las empresas y los trabajadores. Hay demasiado en juego para caer en un profundo pozo recesivo con elevada inflación por un período prolongado.
Por supuesto, por el escaso grado de apertura comercial, los mercados externos no van a cubrir lo que implica nuestro consumo interno, pero como uno de los déficit a resolver es la escasez de divisas que generamos, es momento de empezar y tener metas para lograr hacia finales de 2025, dentro de siete años, colocaciones en el exterior del 25 % de los bienes y servicios que producimos, algo así como 150 mil millones de US$ de nuestro PBI previo a la mega-devaluación.
Estamos muy lejos y --por lo tanto-- no es casual que soportemos recurrentes crisis del balance de pagos, dificultades para la modernización de la infraestructura y la producción por ausencia de financiamiento y escasa apertura comercial.
¿Existen factores que nos jueguen a favor en una situación tan compleja? Sí, los hay. El tipo de cambio es atractivo para la recepción del turismo internacional, pero a las corrientes habituales hay que proceder a movilizar nuevas ya sea de Europa, Asia e inclusive ampliar las provenientes de América Latina. Este es un punto central y que debe movilizar recursos públicos y privados de promoción muy fuertes y permanentes.
No es un dato menor que, por primera vez en la historia, las clases medias pasaron a ser la mayor parte de la población mundial. Por otra parte, la Argentina es ya un país destacado en los denominados SBC (Servicios Basados en Conocimiento). Esto emplea mucha mano de obra calificada en la mayoría de las ciudades de nuestro país y tiene un fuerte impacto dinamizador interno y externo. Es un sector cuyo principal activo es el conocimiento acumulado y, por lo tanto, es de por sí competitivo pero ahora con ventaja cambiaria puede crecer, afianzarse y abrir nuevos mercados.
Es un sector clave para avanzar en las nuevas tecnologías con diferentes tipos de aplicaciones, como por ejemplo el IOT (el Internet de las cosas). Promoverlo, buscar capital de riesgo y fondeo adecuado, favorecer procesos asociativos entre las pymes e interactuar permanentemente con el sector científico-tecnológico, entre otras necesidades, requiere trabajar estructuralmente con una perspectiva de mediano plazo.
Si bien en el horizonte internacional comienzan a aparecer nubarrones (la guerra comercial de Estados Unidos y China, suba de tasas y posible inflación norteamericana), nuestra participación en el comercio mundial es muy menor, inferior al 0,4 %. Por eso, intentar crecer exportando es posible, ya que no movemos la aguja global.
Llevará bastante tiempo recuperar casi el 50 % de las pymes que dejaron de exportar, pero hay que recrear las condiciones para que salgan de nuevo. No será fácil. Son años donde se perdió mucho dinero y el Estado era un salvavidas de plomo. Sin embargo, si se sigue avanzando en el proceso de facilitación de comercio, atacando de raíz los procesos más complejos y costosos --casi todos vinculados con el funcionamiento aduanero--; si a la vez se apoya el retorno a mercados; si hay ayuda a la conformación de grupos asociativos y a la posibilidad de acceder a financiamiento tanto propio como para su otorgamiento a posibles compradores, las pymes podrán volver a crecer y otras nuevas también lo harán.
Algunas economías regionales de inserción exportadora, la maquinaria y los servicios agrícolas, los productos orgánicos, nuevos proyectos mineros y la producción que va adicionando Vaca Muerta van a sumar para que haya más exportaciones, de bienes y de servicios, de manera tal que por este lado haya menos necesidades de financiamiento.
Crecer exportando, no resolverá. Pero puede moderar el impacto recesivo en determinados sectores y regiones. Y, además, implica tener metas y objetivos. También un horizonte diferente, mientras se estabilizan en forma urgente las variables macroeconómicas.
Raúl Ochoa
ENVIAR NOTICIA A UN AMIGO IMPRIMIR NOTICIA
QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Nombre y Apellido
e-mail
Comentario
Ingrese los caracteres de la imagen
IMPORTANTE:Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

EDICIÓN IMPRESA


EDICIÓN DEL DÍA
TAPA
CONTRATAPA

COTIZACIONES
Moneda
Compra
Venta
 Dolar 35,94 37,89
 Euro 42,50 45,00
 Real 8,85 10,17