TERCER MILENIO
Una calle emblemática convertida en peatonal
Sábado, 20 de Abril de 2019
Lamentablemente el paso de los años conspira contra las posibilidades de recrear desde la memoria personal ya que el haber sido testigo presencial de una parte de la historia desalentó la idea de retenerla porque habitualmente se desdeña la evolución del tiempo de vida y, sobre todo, los rasgos identitarios propios.
De todos modos, hay sucesos -como la bienvenida habilitación de la primera etapa de la obra que convierte a la calle Rivadavia en un paseo peatonal- impone un esfuerzo extremo para evocar lo que no hace mucho pero tampoco recientemente fue una novedad y ahora es parte de las cosas olvidadas.
Las referencias del intendente municipal Jorge Jofré -quien reconoció el aporte económico de la gestión del gobernador Gildo Insfrán para que la idea pudiese ponerse en marcha- contribuyeron a agudizar los recuerdos para que esta bella obra se enaltezca aun mas evocando el ayer y a sus visionarios protagonistas.
Es que la Rivadavia se convirtió en el corazón del micro centro al ser la continuidad de la legendaria “vuelta del perro” que novios adolescentes, estudiantes y familias de la ciudad utilizaban a la salida de las misas, de los cines o de las casas en las que pasaban la mayor parte del tiempo semanal.
La 25 de Mayo, San Martín y Rivadavia constituían el eje de ese paseo en el que se producían el reencuentro de familiares y amigos, compañeros de escuelas o de trabajo.
La Rivadavia fue el complemento de ese circuito –que después se extendió hasta la Moreno con la apertura de Ser-San y El Pingüino- ya que fue la elegida para el asentamiento de comerciantes y empresarios.
En el arranque en la 25 de Mayo aparecían los bienes construidos edificios de la escuela número 2 o “de niñas” y de Casa Edison dedicada, hasta ahora, a la venta de artículos de electricidad. Desde ese sitio, y con 6 años de edad, quien redacta esta nota, fue alzado por su padre a sus hombros para poder verlo al entonces presidente, general Juan Domingo Perón, quien habló en un palco levantado en la plazoleta de Sarmiento.
Fue en octubre de 1953 cuando el creador del movimiento nacional justicialista realizo su segunda visita a esta ciudad de paso hacia Asunción donde firmó un acuerdo de carácter económico con su par paraguayo.
El tramo entre la 25 y Saavedra fue utilizado en un par de ocasiones como circuito de los corsos oficiales organizados por la Municipalidad de Formosa en acuerdo con los comerciantes del sector que se beneficiaron con la afluencia de miles de entusiastas de las carnestolendas.
En este espacio que ahora se ha convertido en peatonal desplegaron sus actividades la tradicional Casa Bibolini,  Joyería y Relojería Cohen, el kiosco de tablado de madera de don José, un amable aunque poco locuaz vendedor de diarios y revistas, la Óptica Salomón junto a la cual se levantaba la casa particular del ex gobernador Luis Gutnisky, médico del Sanatorio Pasteur y a continuación Casa Néstor que atendía con bonhomía el señor Pérez Ortiz un espacio que luego fue ocupado por sastrería Gavilán Hermanos.
Jofré anuncio que la comuna se encargaría de restaurar el cartel luminoso original de Casa Bibolini en la misma esquina de 25 de Mayo y Rivadavia y que hace varios años fuese recuperado por el ex gobernador, escribano Rodolfo Emilio Rhiner, quien encaró en ese espacio un emprendimiento inmobiliario novedoso.
Ya en la intersección con la calle  España, frente a la farmacia Badia, se encontraba el amplio salón del empresario Raúl José Nasti que vendía implementos agrícolas, entre otras cosas.
Cruzando la calle, y desplegando su infraestructura edilicia sobre la España y la Rivadavia, estaba asentado el moderno y amplio edificio de Casa Iñiguez que habitualmente estaba repleta de clientes que no olvidan la emblemática figura de su gerente, Francisco Yacomi.
Siguiendo por la misma vereda, había numerosos negocios entre los cuales figuraban Casa Alex, de la familia Esquenazi; la farmacia Rojas (Guardián de la salud del pueblo formoseño) fundada por el químico farmacéutico  y profesor del Colegio Nacional, don Manuel Mann.
En predio contiguo opero por muchos años la Librería y juguetería La Favorita, de los hermanos Carlos y Oscar Cerquand, comerciantes oriundos de Comandante Fontana que convirtieron a la firma en una de las más jerarquizadas en su rubro a punto tal de contar con un par de sucursales.
A continuación el Bazar Formosa, donde se vendían artículos para regalos y en especial los de porcelana y cristal. Ese lugar distinguido y legendario, fue ocupado con el tiempo por otros emprendimientos de carácter gastronómico entre ellos la pizzería Italia.
Es cierto que hubo mucho más firmas comerciales que allí abrieron sus puertas; sin embargo, los años pasan y la memoria deja escapar esas imágenes inspiradoras de un tiempo irrepetible que tuvo que ver con los mejores regocijos espirituales y la pasión por Formosa, afortunadamente en franca evolución.
La emblemática calle Rivadavia ya es peatonal. En sus primeros 100 metros aunque ya se planifica darle continuidad a una excelente idea gubernamental basada en las particularidades de su genuina identidad cultural de la que se están apropiando todos sus habitantes.
Justo L. Urbieta
ENVIAR NOTICIA A UN AMIGO IMPRIMIR NOTICIA
QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Nombre y Apellido
e-mail
Comentario
Ingrese los caracteres de la imagen
IMPORTANTE:Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

EDICIÓN IMPRESA


EDICIÓN DEL DÍA
TAPA
CONTRATAPA

COTIZACIONES
Moneda
Compra
Venta
 Dolar 41,08 43,03
 Euro 47,38 49,89
 Real 10,34 11,49