EL RELATO DE UN JOVEN QUE APUESTA A LA TRANSFORMACIÓN
Ciencia y tecnología: De los ajustes a la resistencia
Sábado, 21 de Septiembre de 2019
Matías Mendoza contó que hace dos años trabaja en la Secretaría y que “entré en un momento de expansión del equipo y de una clara decisión política del Gobierno provincial que cree y sostiene a la ciencia, la tecnología y los jóvenes como motor de desarrollo cultural”. Pero pasó el tiempo y los recortes a la ciencia y la tecnología llegaron y se sintieron con fuerza.
El Polo Científico Tecnológico e Innovación, es un ambiente de productividad donde se dan debates y se buscan soluciones a problemáticas vinculadas a la creación del valor agregado, en base a la creatividad e innovación de los procesos productivos como un camino para el desarrollo provincial. En el se vinculan entidades privadas, públicas, instituciones educativas y toda la comunidad.
Matías Mendoza es un joven formoseño que desempeña sus funciones en el equipo técnico de la Secretaría de Ciencia y Tecnología del Polo en Formosa y cuenta sobre la experiencia de trabajar en este ámbito hoy, con un contexto desfavorable para la ciencia y la tecnología provocado por los ajustes que recibió el área desde el Gobierno nacional. 
“La experiencia de trabajar en el Polo es gratificadora, es un lugar donde podés encontrar un paradigma diferente en cuanto a organización y donde nos manejamos sobre un eje de trabajo horizontal, siempre con una orientación y una bajada de línea clara de qué es lo que buscamos, independientemente del área al cual cada uno pertenezca, nos agrupamos según el desafío, el proyecto o la problemática a resolver y esto hacer que la estructura sea más flexible, que pueda brindar respuestas más ágiles, eficientes y creativas”, explicó el joven. 
Contó que hace dos años trabaja en la Secretaría y que “entre en un momento de expansión del equipo y de una clara decisión política del Gobierno provincial que cree y sostiene a la ciencia, la tecnología y los jóvenes como motor de desarrollo cultural”. Pero pasó el tiempo y los recortes a la ciencia y la tecnología llegaron y se sintieron con fuerza. “Lamentablemente no podemos decir lo mismo en cuanto a las políticas públicas a nivel nacional, donde sí analizamos la toma de decisiones, se pasó de un rango de ministerio a una secretaría, se redujo el presupuesto destinado a la ciencia y tecnología en 800 millones de dólares del 2015 al 2019, cuatro de cada cinco postulantes a la carrera investigador del CONICET fueron rechazados, 450 ingresos por sobre 2.595 postulaciones, o sea solo el 17%. En otras palabras, básicamente lo que estamos diciendo es que el estado invirtió durante diez o doce años en la formación de recursos humanos de excelencia –cinco de carrera universitaria, cinco de doctorado y algunos casos dos de doctorado– para decirles que hoy en la política pública a nivel nacional no están dentro del plan de país”, indicó. 
El ajuste para Formosa no fue la excepción, en los últimos tres años y medio de gestión solo recibió 240.000 pesos, “algo así como 80.000 pesos anuales para desarrollar proyectos que, obviamente no alcanzan para el 2% de nuestro presupuesto para desarrollo propio”. 
A diferencia de quienes pueden dejar de lado sus convicciones y deseos de transformación para el lugar donde nacieron o decidieron vivir su vida, Matías dijo: “Nosotros seguimos recibiendo visitas de personas de diferentes organismos e instituciones educativas de todos los niveles y les contamos a quienes nos visitan sobre nuestros proyectos y el desarrollo”, dijo.
“Cuando tratamos con niños les contamos que nuestro programa de educación tecnológica se llama: Formosa inspira y como introducción solemos preguntarles: ¿qué quieren ser cuando sean grandes? Por un lado, se va desmitificando que según tu género podés dedicarte a tal o cual profesión. Cuando yo era niño los varones, a la pregunta de qué queremos ser contestábamos: Futbolista, doctor, bombero, abogado, mientras tanto las niñas: Maestra, cocinera, odontóloga. Hoy tanto las nenas como los nenes en la misma proporción nos dicen: queremos ser científico, programadora, armar robots, ser químico, crear videojuegos”, relató.
Matías cree y asegura que los cambios de paradigmas van a superar los estereotipos sobre la idea que separa a las mujeres de los campos duros como la ciencia. Sostiene que las mujeres están encaminadas a revolucionar los campos científicos de los cuales históricamente fueron excluidas.
“Nuestro principal problema para incluir a las niñas a los programas de robótica no son las niñas, porque ellas quieren, pueden y tienen las mismas capacidades, el problema son los padres que muchas veces no creen que sus hijas puedan dedicarse a la ciencia. Le es mucho más natural aceptar que su hija quiera hacer danza, por ejemplo”, remarcó.  
Dentro del proyecto Formosa inspira, desde el Polo crearon una línea para inspirar a las niñas que lleva por nombre Niñas ingenieras. “No busca otra cosa que la igualdad de oportunidades y acompañamiento entendiendo la problemática de desigualdad, solo el 25% de los egresados de ramas científicas son mujeres y queremos que sean más”, aseguró.
Uno de los grandes objetivos que tienen como equipo es lograr la democratización del acceso a la tecnología. “Hoy en día hablamos de esto en términos de derecho, ya que entendemos que detrás del acceso a una computadora e internet no solo está google, plásticos conectores y circuitos, sino también hay una oportunidad de progreso, de adquirir nuevas herramientas que van a ser indispensables para la cuarta revolución industrial que estamos viviendo”, finalizó.
 
Científicos en la calle 
 
Cientos de científicos especializados, formados y que soñaron con invertir su vida en la ciencia y la tecnología para el avance del país, hoy están en una situación límite, algunos resistiendo otros yéndose a otro país.
A contramano de esto, la provincia tiene otro horizonte. A principios del 2018 eran 30 trabajadores y hoy con creación del Instituto Politécnico Formosa destinado a la formación de recurso humano especializado en áreas estratégicas para el desarrollo productivo de la provincia; como la tecnicatura en mecatrónica y la especialización en desarrollo de software; el Polo Científico se multiplicó rápidamente. Hoy los niños y jóvenes formoseños tienen un lugar para desarrollar inquietudes y eso, puertas adentro, se vive con mucho entusiasmo.
ENVIAR NOTICIA A UN AMIGO IMPRIMIR NOTICIA
QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Nombre y Apellido
e-mail
Comentario
Ingrese los caracteres de la imagen
IMPORTANTE:Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

EDICIÓN IMPRESA


EDICIÓN DEL DÍA
TAPA
CONTRATAPA

COTIZACIONES
Moneda
Compra
Venta
 Dolar 55,26 59,46
 Euro 61,89 67,28
 Real 13,01 14,96