El Profesor Pico Piqui
Jueves, 16 de Julio de 2020
Nos aproximamos al octogésimo día de la cuarentena y hay de todo en la viña del Señor, desde barbudos, pelilargos, desprolijos en el vestir, habituados al pijama y a los camisones para andar de entre casa, cocinar y hasta para recibir a las visitas lo que, progresivamente, está mostrando un peligroso deterioro de nuestra psiquis ya que con antelación al confinamiento nos mostrábamos reacios a esas actitudes y comportamientos.
 
 
Son jornadas para estar metido en la cama. Además del “tornillo” reinante con heladas incluidas, hay casas donde las puertas o las ventanas no terminan de cerrarse adecuadamente y es por allí donde el aire frío se mete y genera el famoso “chiflete” al que aludimos quienes tuvimos que soportar en nuestro andar por las madrugadas el rigor del invierno, por razones laborales claro está o buscando la copla amanecida, de vez en cuando.
 
 
Escuchando radio y mirando la “tele” porteña de madrugada, comprobamos que no estuvo mal el pampeano Ziliotto en ironizar con los porteños porque son los que alimentan sus análisis sacándole el cuero a las provincias. Por ejemplo, todavía siguen guitarreando con el tema de la supuesta imprudencia del Tío Alberto en su visita del 28 de mayo.
 
 
Le siguen preguntando al “Presi” la razón, motivo o circunstancia por la que se abrazó con su amigo Gildo sin barbijo y la muchachada formoseña sin calzarse el barbijo. Es una cuestión de piel. Aquí al amigo se lo abraza, con o sin pandemia. Hay cuestiones afectivas que nunca nos comprenderán y que nos hace diferentes.
 
 
Pero la verdad, la rutina no debería hacernos olvidar que la cuarentena es la única vacuna contra el coronavirus, que hay que lavarse las manos con jabón y el agregado de alcohol en gel a lo que se le suman las caminatas guardando una distancia mínima de uno a dos metros del que te acompaña. Cierto es que somos abraceros, besuqueiros y hasta toquetones; pero se trata de prevenir porque el bicho malo está golpeando tu puerta, como dijo Romero Bruno.
 
 
Jorge González, vocero oficial en el Consejo que trata sobre el Covid-19 sugirió a las mamis que acostumbren a sus hijos a partir de los 2 añitos a usar barbijos. Estos los nuevos hábitos a los que habrá que acostumbrarse por mucho tiempo aún. Y, sobre todo, al compromiso comunitario como acaba de hacerlo el pueblo de El Chorro que pidió cerrar la frontera con Salta ante casos positivos del virus en Orán, cerquita de la línea Barilari. Tocar madera por si las moscas.
ENVIAR NOTICIA A UN AMIGO IMPRIMIR NOTICIA
QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Nombre y Apellido
e-mail
Comentario
Ingrese los caracteres de la imagen
IMPORTANTE:Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

EDICIÓN IMPRESA


EDICIÓN DEL DÍA
TAPA
CONTRATAPA

COTIZACIONES
Moneda
Compra
Venta
 Dolar 69,27 74,05
 Euro 74,93 80,74
 Real 12,86 14,94