EL DEBATE CONTINÚA EN TODO EL MUNDO

Los barbijos y las máscaras no quitan oxígeno ni modifican la frecuencia cardíaca


La doctora estadounidense Megan Hall viralizó por las redes sociales un experimento en el que demostró la efectividad del uso de tapabocas para protección contra el nuevo coronavirus.

Mientras el nuevo coronavirus sigue infectando a cada vez más personas, superando ya más de 10 millones de contagios, el debate por el uso de máscaras, cubrebocas o barbijos, continúa.

Y es que, a pesar de las recomendaciones de los médicos, ministerios y organizaciones científicas, a mucha gente le cuesta utilizarlas y se quejan de que no respiran bien o que respiran menos oxígeno.

Para derribar este mito, la médica pediatra estadounidense Megan Hall hizo un experimento sobre uso de máscaras que luego publicó en las redes sociales, donde tuvo miles de respuestas positivas.

“¡Hola amigos! He visto numerosas publicaciones y escuché a la gente quejarse de que ‘no pueden respirar con una máscara puesta’ o no usarán una porque los niveles de oxígeno caen dramáticamente mientras usan una máscara’. Otras afirmaciones dicen que ‘una máscara no te protege de respirar en el virus’ pero en la misma frase argumentan que no van a usar uno porque están respirando su dióxido de carbono’ exhalado”, comenzó escribiendo la profesional en su cuenta de Facebook.

“No estoy segura de cómo uno puede siquiera darle sentido a esta teoría; si realmente crees que el virus está penetrando la máscara y estás Respirándolo, ¿cómo crees que tu CO2 exhalado se está quedando atascado? Los virus necesitan un vector para difundir, el vector de covid-19 son las gotas respiratorias, que pueden superar fácilmente la barrera de una máscara mal colocada o mal confeccionada. Como seguimiento de mi publicación anterior sobre usar máscaras faciales, hice un pequeño experimento”, contó.

“A continuación, me muestro en 4 escenarios. Llevé cada máscara durante 5 minutos y revisé mi saturación de oxígeno (que se muestra como el porcentaje de abajo) junto con mi frecuencia cardíaca (HR, en latidos por minuto) usando oximetría de pulso no invasivo. Hay que tener en cuenta que inmediatamente antes de esto, llevaba 5 horas usando la máscara quirúrgica”, agregó y mostró los resultados:

• Sin máscara: 98%, HR 64
• Con mascarilla quirúrgica: 98%, HR 68
• Con máscara N95: 99%, HR 69
• Con una máscara N95 más otra quirúrgica (que es cómo la mayoría de los proveedores de salud llevan máscaras): 99%, HR 69.

“No hay ningún cambio significativo en mi saturación de oxígeno (o HR) en cualquier escenario. Aunque tal vez sea inconveniente o molesto para algunas personas, se puede respirar igualmente. Como médica, te insto y te pido que por favor uses una máscara para protegerte a ti mismo y a aquellos que no pueden usar una máscara con seguridad (muchos de mis pacientes porque tienen menos de 2 años). A menos que estés boca abajo con una rodilla en el cuello, estoy seguro de que todavía puedes respirar”, finalizó la médica pediatra, haciendo mención al homicidio del 25 de mayo del afroamericano George Floyd, que murió asfixiado por un policía blanco y provocó los peores disturbios y protestas contra el racismo de los últimos años.

La protección de la máscara

Usar una máscara sigue siendo increíblemente seguro y una buena manera de frenar la propagación de covid-19. Las máscaras funcionan filtrando y suprimiendo partículas de aire. Si alguien está infectado, pero no tiene síntomas, lo que se conoce como asintomático, las partículas de la boca, nariz y parte posterior de la garganta salen cuando respiran y se extienden a unos 2 metros. La máscara evita que algunas partículas se propaguen libremente y empuja un poco de aire hacia abajo en lugar de hacia arriba.

“Las personas normales y sanas pueden hacer cosas bastante enérgicas mientras usan los tipos de cubiertas faciales de las que hemos estado hablando en el contexto de la prevención de covid-19”, explicó el doctor William Schaffner, profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad de Vanderbilt en Nashville y director médico de la Fundación Nacional de Enfermedades Infecciosas. “Si fueran perjudiciales, no podrían ser recomendados por los CDC, los departamentos de salud estatales, locales o mundiales”.

El doctor Liam Sullivan, especialista en enfermedades infecciosas de Spectrum Health en Grand Rapids, en Michigan, aseguró que si las máscaras fueran peligrosas, habría más casos de enfermeras y médicos en quirófanos. “No los veo caer muertos por falta de oxígeno o demasiado dióxido de carbono”, destacó.
Kirsten Koehler, profesora de salud ambiental e ingeniería en la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, quien es científica en aerosol, estuvo de acuerdo con sus colegas: “Los estudios científicos demuestran que no hay cambios importantes en los niveles de CO2 o los niveles de oxígeno, incluso con el uso de máscaras quirúrgicas. Y las máscaras de tela tienen una mejor penetración de gases. No es algo que me preocupe en absoluto. Probablemente sea más probable que las personas estén calientes cuando usan una máscara y, por lo tanto, las personas tal vez se sientan sobrecalentadas”.
Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :