VÓLEY

Axel Jacobsen, el primer argentino en jugar al vóley post cuarentena


Axel Jacobsen, argentino nacionalizado danés que juega por la Selección de ese país, quedará en la historia como el primer compatriota en jugar al vóley en forma oficial post cuarentena. Con Panathinaikos, el miércoles, disputó el primer partido ante Paok por las semifinales de la Liga de Grecia, que retomó la actividad con permiso de las autoridades nacionales. El 2-3 marcó el mal inicio en la serie que continuará, nuevamente sin público, en el Estadio Olímpico de Atenas.
El calor griego, la cuarentena temprana y el cuidado social e individual aceleraron el proceso de retorno de actividades luego de dos meses, también las deportivas. Sin público, es cierto, con algunas adaptaciones en el protocolo de saludo previo pero sin grandes cambios en general, el torneo marcha a su definición.
Axel Jacobsen le contó a Somos Vóley que el proceso de retorno comenzó “el 25 de mayo, con el inicio de los entrenamientos casi normales”. Claro, la vuelta a la actividad, una vez aprobada, no tuvo muchos condicionamientos.
“Una vez que el Gobierno autorizó para entrenar todo fue casi normal. Al principio se decía que sería en grupos de a cuatro, pero no. Nos hicieron un control y como nadie tenía síntomas volvimos con total normalidad. Después de los entrenamientos había gente de limpieza para higienizar porque media hora después entrenaba el básquet. Se limpiaba todo. Al principio no podíamos bañarnos en el club y después ya nos permitieron”, cuenta el armador ex Bolívar y UPCN.
Claro, después de casi 3 meses de inactividad individual el retorno aquél 25 de mayo fue paulatino. “Nosotros no tuvimos plan de trabajo en casa porque todo hacía suponer que la liga no terminaba. Por eso la vuelta fue de a poco en lo físico y lo técnico”. Aquellas versiones de la cancelación del torneo llevaron a muchos jugadores a despedirse de los clubes y volver a sus países.
De hecho PAOK jugó la semifinal sin extranjeros, de allí la sorpresa por el triunfo ante Panathinaikos, que perdió al opuesto Saša Starović, de vuelta en Serbia con su familia.
“Había 90% de chances de que se cancelara la liga. Pero sorprendentemente volvimos. De un día para otro llegó la novedad de que se reanudaba. No teníamos mucho protocolo de entrenamiento en casa. Starovic consensuó con el club y se fue, intentaron traerlo pero admitió que ya no estaba en buena forma física”, revela el armador.
De hecho a Jacobsen le ofrecieron volverse: “Me preguntaron si quería volver, y si había chances de jugar para mí era imposible por el tema de las cuarentenas. El brasileño (Lucas Victor Rangel) también se quedó.
Fue una situación particular para Jacobsen: “Es la primera vez que estoy 3 meses parado. En Dinamarca tenemos un programa corto pero como máximo estamos un mes con vacaciones. Tenía muchas ganas, veníamos entrenando muy bien, a buen nivel. El partido se nos escapó (habían ganado los dos primeros sets) nos relajamos, perdimos concentración y estado físico”.
Grecia es una liga donde el público marca diferencias. “Jugar a puertas cerradas es chocante, no tiene nada que ver con la identidad de esta liga. Ver el Olímpico vacío es tremendo”.  
Durante el partido cambiaron la pelota en algún rally largo, pero los árbitros y oficiales no tenían barbijo. Eso sí, hubo controles totales 48 horas antes. No hubo saludo previo, pero por lo demás, casi normalidad: “Nos abrazamos, chocamos manos, todo natural. Todos debimos ser muy cuidadosos en nuestras casas, haciendo todo lo necesario para cuidarnos”, cerró el jugador.
Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :