El Profesor Pico Piqui


¡Feliz Día de la Patria para todos y todas! Por culpa del bicho malo y maldito que alteró la rutina colectiva, la conmemoración será diferente no obstante lo cual hay que memorar a los congresales que confluyeron en San Miguel de Tucumán para que un día como hoy, pero de 1816, declararon la independencia nacional aunque en 2020, casualmente, sigue la puja por despojarnos de las cadenas que atan a la Argentina del Fondo Monetario Internacional, de los bonistas o de los sinvergüenzas que provocaron las fugas de dólares y de las riquezas del país.


Lo de la libertad y la independencia comenzó a pergeñarse en 1810 y en 1816 pero el desafío de concretarlas sigue pendiente en una Nación que sigue dividida entre los gorilas y los populistas, según los calificativos que unos y otros se encargaron de eternizarlos y que en algún tiempo se conoció como unitarios y federales y en otros como neoliberales y espacio nacional y popular. Pero también la división sonó a aquello de yanquis ni marxistas o de Boca y River.


Evocaba Piquilín una conversación que mantuvo con Don Gildo el 9 de julio de 2006 cuando el colega le planteaba el tema de la distribución equitativa de la riqueza. ¿Qué distribución de ingreso puede hacerse sin independencia económica?”, fue la respuesta. Fue un tiempo en el que Néstor Kirchner terminaba de cubrir la deuda externa con el FMI una cuestión con la que la oposición, cuando no, no estaba de acuerdo.
 

Don Gildo apoyaba esa determinación de su amigo santacruceño porque consideraba que la deuda era la herramienta utilizada por el imperio para manejar y direccionar la política económica de un país. Y consideraba que con esa decisión política planteó Kirchner se quitó de encima un socio molesto que actuaba como un salvavidas de plomo. Es que, desde siempre, el desendeudarse fue para los peronistas la independencia económica. Esa vez de 183.000 millones de dólares, la deuda disminuyó a 104.000 millones. Nadie fue capaz de cubrir el resto.


Lo cierto es que hoy es 9 de julio. Rindamos homenaje a los congresales de Tucumán y honremos a la Patria. Si es posible, préndanse una escarapela en el pecho o enarbolen una bandera argentina o provincial en el frente de sus domicilios para motivar a los vecinos acerca de la necesidad de revalorizar esos sentimientos de argentinidad pero, sobre todo, de perseverar en la defensa de la libertad y de la independencia. Y si pueden, dénle chocolate a los mitaíces.
Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :