El diputado Fernández Patri brindó detalles

Con apoyos extra, el oficialismo impuso su proyecto de plan de auxilio para el turismo


Juntos por el Cambio pretendía declarar la emergencia en el sector. Sin embargo, el Frente de Todos logró el despacho de mayoría con ayuda de un misionero y una cordobesa. Hubo coincidencia en el diagnóstico, pero diferencias en las medidas de asistencia. La idea central del proyecto fue crear herramientas para incentivar el consumo a partir de la realización de operaciones de venta de paquetes turísticos para ser ejecutados en el año 2021.

La Comisión de Turismo de la Cámara de Diputados de la Nación dio el martes dictamen de mayoría al proyecto del Frente de Todos para la recuperación del turismo ante la crisis generada por el coronavirus, que contempla una fuerte inversión por parte del Gobierno nacional de hasta 15.000 millones de pesos.
Emergencia o plan de auxilio, esa fue la disyuntiva que se expuso en la Comisión de Turismo de la Cámara de Diputados, donde se impuso la segunda opción.
El proyecto del oficialismo para atender la crisis del sector por la pandemia de la covid-19 recibió dictamen de mayoría tras una extensa reunión virtual que contó con la participación de los actores involucrados.
Tanto el Frente de Todos como Juntos por el Cambio y Unidad Federal para el Desarrollo coincidieron en el diagnóstico de la crisis que atraviesa la actividad, pero a la hora de la votación triunfó la propuesta del oficialismo, encabezada por el formoseño Ramiro Fernández Patri y acordada con el ministro Matías Lammens.
Ahora, el debate seguirá en otras dos comisiones, las de Defensa del Consumidor, del Usuario y de la Competencia –que preside el radical Diego Mestre– y de Presupuesto y Hacienda –a cargo del oficialista Carlos Heller–.
Se cree que antes de finalizar el mes de julio podrá ser tratado en el recinto de la Cámara de Diputados y si obtiene media sanción pasará al Senado.
Ramiro Fernández Patri indicó que el proyecto “aspira a brindar herramientas concretas para la reconstrucción del sector, a través de una fuerte inversión estatal que ayudará a los prestadores a posicionarse competitivamente el día después de los efectos de la pandemia”.
La propuesta tuvo en cuenta la situación que atraviesa el sector turístico del país. Para eso, fueron convocados 15 representantes del sector privado turístico “quienes manifestaron que antes del inicio de la pandemia ya se vivía una crisis por los cuatro años del gobierno de Mauricio Macri y el cierre de muchas empresas, con lo cual el aislamiento lo que hizo fue profundizar la situación”.
Ante esta realidad, Fernández Patri afirmó que la idea central del proyecto fue crear herramientas para incentivar el consumo a partir de la realización de operaciones de venta de paquetes turísticos para ser ejecutados en el año 2021.
En razón de ello, para lograr la reactivación del sector pospandemia se crea un Programa de Preventa Turística que consiste en entregar a los clientes unos cupones de crédito equivalentes al 50% del valor de cada venta anticipada de servicios turísticos. El Estado nacional lo financiará a través de una partida presupuestaria específica de 16.000 millones de pesos.
Para brindar mayores precisiones de cómo funcionará la ayuda nacional, Fernández Patri dio el siguiente ejemplo: “Si una persona compró un paquete turístico por un valor de $100.000, el Estado le dará un bono del 50% de esa inversión para volver a utilizarlo ya sea en ese viaje o pagando una prestación del viaje turístico que no solamente puede ser un hotel o restaurante, sino una cabalgata, una excursión o un viaje dentro de ese mismo paquete, siempre y cuando sea dentro del año 2021”.

Paquetes turísticos cancelados

Uno de los aspectos que prevé la ley que está en tratamiento en la Cámara Baja es la situación de los usuarios que adquirieron paquetes turísticos y que, ante el aislamiento, fueron canceladas.
Sobre este tema, Fernández Patri indico que “se establece que los agentes de viajes, hoteles, alojamientos informales y empresas de transporte que no hayan podido prestar sus servicios por la pandemia podrán ofrecer a los pasajeros la alternativa de reprogramar, siempre y cuando se respeten estacionalidad, calidad y valores convenidos dentro de un período de 18 meses posteriores al levantamiento de las restricciones”.
Otra de las alternativas es que las agencias podrán entregar paquetes para ser utilizados en el mismo período de tiempo y estarán habilitados a reintegrar los servicios contratados en tres cuotas iguales, mensuales y consecutivas. El primer pago vencerá a los 21 días hábiles de haber recibido la solicitud de reembolso.

La visión del sector

Aldo Elías, de la Cámara Argentina de Turismo, planteó que reclaman la ley “desde el 13 de marzo, cuando ya teníamos clara la situación que iba a atravesar nuestra actividad”.
Elías sostuvo que “el turismo es uno de los cuatros pilares sobre los cuales se tiene que asentar la recuperación de la Argentina” junto con la agricultura, la ganadería y la minería, y por esa razón llamó a “poner al turismo como política de Estado”.
Detalló que el turismo representa el cuarto complejo exportador de la Argentina, con entre 5.200 y 5.400 millones de dólares ingresados en 2019: “Estimamos que de eso van a ingresar solamente de 900 a 1.000 millones de dólares. Con esto podemos graficar la dimensión de las pérdidas”.
Al referirse al proyecto en cuestión, consideró que “el sector necesita una ley que tenga una vigencia nunca menor a un año”, y que además contemple a todos los sujetos comprendidos porque la actividad “está parada por completo”.
“No podemos avalar un proyecto que no contemple la totalidad de las empresas”, dijo, y en ese sentido pidió “no juzgar por su tamaño o cantidad de empleados”.
Gustavo Hani, de FAEVYT (Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo) sostuvo que desde el año pasado el sector ya venía afectado por una caída en el empleo y en la facturación, a lo que se sumó luego el Impuesto PAIS y finalmente, la pandemia.
Según Hani, en enero de 2020 se registró “un desplome en la venta de pasajes internacionales en un 52%, y en abril por primera vez en la historia la venta de pasajes arrojó números negativos en Argentina, una caída que a nivel mundial fue del 94%.
“No podremos cumplir con nuestras obligaciones impositivas por lo menos por un año –afirmó–. La mayoría de las empresas se han endeudado para pagar salarios y gastos operativos. Está en sus manos poder salvar a las más de 5.600 agencias –de las cuales el 95% son pymes– y a las casi 25.000 familias que viven de la actividad de forma directa y las miles de personas que se benefician del turismo en cada pueblo o ciudad del país”.
Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :