BOLLONINE Y LA LLEGADA DEL DEFE A LA LIGA DE VOLEIBOL ARGENTINA

Es un premio al esfuerzo, mucha gente trabajó para esto


En un año lleno de incertidumbres y de altibajos, Defensores de Banfield fue uno de los clubes que logró ver la luz al final del túnel. Aunque todavía no está la fecha concreta del inicio de la competencia masculina más importante a nivel nacional, ya se dieron a conocer los siete clubes que la disputarán, y el equipo dirigido por Ricardo Bollonine, será uno de los debutantes.

El 2019 ya se convertía en un gran año para ellos ya que lo coronaban con un hecho histórico para el club con la llegada del plantel mayor a División de Honor, la máxima categoría del torneo Metropolitano, luego de haber cerrado una serie muy ajustada contra el Club Náutico Hacoaj, y este 2020 no parece quedarse atrás. “Cuando vine al Defe quise imponer una idea de trabajo y un proyecto, venía medio mal de las temporadas en el sur y necesitaba esta caricia en la espalda; yo tenía muchas ganas y me acompañaron muy bien desde la dirigencia, los jugadores y entrenadores, y así es como llegamos a lo que somos hoy en día. Tuvimos un año maravilloso el año pasado y lo conmemoramos con este proceso de liga”, expresó el entrenador que llegó al equipo de Banfield en el 2013 – habiendo tenido un breve paso anterior de dos años en el ’77, dirigiendo la cuarta división – y que tuvo reconocido paso por Geba, Vóley Lleira de España y Chubut Vóley.
El sentido de pertenencia y la pasión son los valores que forman parte de la bandera que llevan con orgullo todas las personas que integran de una u otra manera este proyecto. La idea de Bollonine, según manifestó, es poder asentar el precedente para que el club tenga la mejor referencia deportiva para seguir por este camino, y así lograr potenciar a la mayor cantidad de chicos genuinos de Defensores, quienes fueron los protagonistas de dar batalla para posicionar al club en el lugar donde esta hoy. Esto se pudo ver claramente ya que, el plantel que logró el ascenso, estaba conformado con un 90% de los jugadores inferiores del club, quienes, como dijo el Hippie, han despertado realmente la pasión por vestir esa camiseta y que no negocian con nada eso.
En cuanto al comienzo de los entrenamientos para la preparación de cara al debut en la Liga, el plantel albiverde, luego de haber estado meses conectados de forma virtual y de realizar algunos trabajos aeróbicos en plazas cuando se les permitió, se encuentra ya con prácticas presenciales tres veces por semana, cumpliendo todo el protocolo que formuló la ACLAV y que fue aprobado por el Municipio de Lomas. En cuanto a esta situación el Bollonine comentó: “El club se esta manejando re bien. Yo no me saco el barbijo, los chicos sí para entrenar. Cuando entramos hay una alfombra sanitizante, hay medidas de precaución, de higiene, venimos justo a la hora que tenemos que arrancar y cuando terminamos nos vamos, luego de que alguno se haya colgado una mochila sanitizante y lo haya pasado por todos los lugares donde estuvimos, para dejar el lugar y también las pelotas de la mejor manera posible”.
Por el lado de los refuerzos, quienes tuvieron el arreglo de jugar Liga y Metro, se dieron a conocer la llegada de Luciano Coto, Rodrigo Palumbo y un fichaje uruguayo; en cuanto a los objetivos que se propusieron como plantel, el entrenador dejó muy en claro que para ellos será una liga de desarrollo, tratando de darle a los chicos del club calidad y experiencia. Por otra parte, una de las cosas más importantes para él es que los que se incorporan al plantel entiendan y sientan la pasión de vestir la camiseta de un club de barrio, buscando que haya una comunicación desde las dos partes, es decir, que ellos puedan aportar con su experiencia y que los chicos que ya están les muestren lo genuino e importante que es ser parte del Defe.
También llegaron noticias de dos importantes regresos como son el del armador Tomás Dileo, tras su paso por Grecia, y del opuesto, Enzo Maggiolio, quien fue partícipe del ascenso, y que la última Liga la jugó para Paracao, quien a partir de esto comentó: “Que en un año se hayan conseguido tantas cosas y haber formado parte de esos logros es algo muy lindo para un jugador. Al equipo lo veo bien, adaptándose de a poco a lo que fue un año muy duro a nivel deportivo. Al Hippie le tengo muchísimo afecto. Es un gran técnico y una gran persona, tiene una gran trayectoria y es muy respetado en el ambiente del vóley”.
En conclusión, todo este trabajo a lo largo de siete años, que comenzó como un sueño, de la mano de Alejandro Aldana – actual asistente del Club Ciudad – y que hoy en día sea comandado por el mánager y director deportivo, Gonzalo Vega, tuvo sus frutos y llevó a Defensores de Banfield a cumplir el desafío de encontrarse en lo más alto del vóley argentino. Son los mismos integrantes del cuerpo técnico quienes tratan de dar el ejemplo de sacrificio y dedicación, con el fin de que éste club de barrio crezca cada día un poco más. Para cerrar, el Hippie Bollonine no quiso dejar pasar: “Yo todo esto lo pude lograr gracias a la gran mujer que me acompaña, ella fue jugadora de vóley y entiende todos los momentos en los que uno no esta, los días en los que me pase más tiempo en el club que en mi casa y que muchas veces me he perdido cosas de mis hijos en pos de esta pasión que es un vicio que llevamos dentro, algo que es muy difícil de explicar”, haciendo referencia a su esposa, Cristina Culell.
Fuente: Somos Vóley.

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :