CONVERSACIONES CON PASCUAL ALBANESE

Menem fue el mejor presidente desde la restauración democrática


Así lo definió el analista político, quien también ejerciera funciones durante la gestión del mandatario que acaba de fallecer. Recordó esos tiempos con el periodista correntino Gustavo Adolfo Ojeda.

El periodista y analista político Pascual Albanese, habitualmente convocado en el programa radial La Otra Campana, invitado a reflexionar sobre la significación de Carlos Menem en sus diez años en la Presidencia de la Nación, dijo sin ambages: “Sin ninguna duda, a mi juicio por lo menos, fue el mejor presidente argentino desde la restauración de la democracia” .
En el mencionado programa dominical que se emite los domingos por LT7 Radio Corrientes en dúplex con LT25 Radio Guaraní, de Curuzú Cuatiá, la charla se desenvolvió en los siguientes términos:

—Estoy aquí, en realidad, supliendo con una espada de Damocles acá, porque es difícil superar la experiencia y los años del amigo Rubén Duarte, que hoy está atravesando una situación muy difícil con su familia. Pascual, queremos una reflexión muy especial, sobre la muerte del doctor Menem.
—Un saludo a Duarte en primer lugar y el deseo de que todo salga bien. Realmente es un periodista de lujo y debo aclarar, por otra parte, que por lo que escuché del programa, gracias a Dios esta vez no se ha bajado el nivel. Yo no sé después de semejante lote de expositores, por así decirlo, de mi amigo Jorge Castro, Ignacio Zuleta y dos personalidades políticas del nivel y envergadura que tienen tanto Carlos Menem, como Carlos Corach… ¿Cuánto se puede agregar en relación a lo que significó Carlos Menem para la historia y la política argentina? Sin ninguna duda, a mi juicio por lo menos, el mejor presidente argentino desde la restauración de la democracia. Mientras escuchaba, porque estuve escuchando el programa mientras trabajaba con la computadora, reflexionaba a partir de unas cosas que los entrevistados iban diciendo. Algunas características puntuales sobre la persona y la gestión de Menem que parece que vale la pena apuntar a modo de agregado a todo lo que ya se ha dicho. Una de ellas, es la capacidad que ha tenido Menem y algunos de tus reporteados, de haberse rodeado de un elenco de colaboradores de primer nivel. Carlos Menem no era un científico, un sabelotodo, un intelectual, un hombre que hubiera leído todas las bibliotecas… Era un gran intuitivo. Henri Bergson, un filósofo del siglo pasado decía que la intuición es la forma superior de la inteligencia. Fue capaz de captar el espíritu de la época. Y fue capaz también, por esa enorme confianza que tenía en sí mismo, de rodearse de hombres de enorme capacidad política, pero además de eso, de una enorme capacidad técnica. Esto es, no tenía ningún complejo de inferioridad al designar, por ejemplo, a Domingo Cavallo como ministro de Economía, a Guido Di Tella como canciller o inclusive a Jorge Castro, como secretario de Planeamiento Estratégico, sabiendo que cualquiera de los tres, por citar solamente a esos tres, eran hombres con una formación intelectual muy superior a la suya. Él sabía que tenía la capacidad de conducción política suficiente como para poder orientarlos y de ninguna manera dejarse llevar por opiniones sesgadas a la hora de tomar las decisiones políticas. Esta es una virtud gigantesca de un presidente de la República, porque entonces no había límite para la capacidad de los hombres que integraban su gabinete. No había ninguna persona que para él pudiera ser como demasiado. Todos podían estar bajo su ala. En alguna oportunidad conversando personalmente sobre este tema, él me decía en relación a la importancia de dejar trabajar a los ministros. Dejar que cada uno desarrollara sus políticas y talentos. Me decía: «En realidad las dos cosas más importantes, casi las únicas, que un Presidente tiene que hacer con un ministro es, primero, nombrarlo y segundo, saber cuándo cambiarlo. Mientras tanto, hay que dejarlos trabajar». Me parece que ese fue un sabio consejo para un Presidente de la República.

Sin ambigüedades

—Sin dudas, sobre todo en estos tiempos. En estos tiempos de indefinición y crisis a veces, donde somos muy ambiguos. Y en tiempos de indefinición y crisis, la ambigüedad se parece mucho a la mentira.
-—Menem no era precisamente ambiguo.

—No. Yo digo hoy por hoy.
—Justamente lo marco como contraste, precisamente. Aquella frase de cirugía sin anestesia, contra explicar el sacrificio que implicaba, en alguna determinada época de la historia salir de la hiperinflación para encausar la estabilidad económica de la Argentina durante más de una década, reflejaba precisamente esa audacia y capacidad de no ser ambiguo, sino ser absolutamente directo. Yo tuve la oportunidad de escuchar recién tu diálogo con Carlos Corach, cuando vos señalabas el hecho de que Corach todas las mañanas siendo ministro del Interior al salir de su casa, recibía a todos los periodistas que se hicieran presentes en el lugar y contestaba cualquier pregunta que se le formulara.

—Totalmente. Y vos y yo, que somos colegas, sabemos que uno de los actos republicanos esenciales del Gobierno, es la prensa, el diálogo, informar de todo para que todo se sepa… Así que la verdad es que yo rescataba también lo del ministro Corach que atendía a la prensa de forma habitual y sin diferencia alguna. Y sin direccionamiento tampoco, porque la libertad de prensa que se ejercía era muy importante en esos años de la Presidencia del doctor Menem, ¿verdad?
—Tan importante como la ferocidad de la crítica periodística de la época, que daba precisamente cuenta de esa libertad de expresión.

—Recordanos tus funciones institucionales en la gestión del doctor Menem.
—Entre 1991 y 1994 fui subsecretario de Comunicación Social de la Presidencia de la Nación; fui después miembro del Directorio y director periodístico de la agencia Télam y después fui subsecretario de Planeamiento Estratégico. Más adelante, asesor de gabinete de Carlos Menem en el Senado de la Nación.

—Cuando hablamos con Pascual Albanese, hablamos con un medio correntino, si se quiere, porque él está casado con la doctora Patricia Martínez Llano, correntina ella. Es un periodista de larga militancia, formó parte del tercer gobierno de Perón como miembro del Directorio de Télam y en los 10 años y medio del Gobierno de Carlos Menem.
—A mí me gusta definirme como periodista y punto.

—Periodista y medio yacaré, como dije yo en virtud que hay una correntina a su lado, ¿no?
—Efectivamente. Así que por lo tanto también, vale la aclaración, soy el cuñado de Rodolfo. Flor de programa, Gustavo.

—Estamos sobre el 24 de febrero, aniversario del primer triunfo de la formula Perón-Quijano, que triunfa sobre la Unión Democrática. La mujer tuvo un rol muy protagónico, ¿verdad?
—Lamentablemente por la cuestión de la pandemia, no vamos a poder realizar ningún evento presencial sobre el tema. Pero en relación a lo que señalabas vos sobre el 24 de febrero y el tema de la mujer en esa elección, me parece que ahí hay un dato muy importante y que realmente ha sido curiosamente subestimado en los últimos años, por todo lo que podemos considerar el feminismo. Y es que la primera irrupción política de la mujer en forma importante en la política argentina, no fue la sanción del voto femenino en el año 1948, sino precisamente fue la participación femenina, organizada a través de centros femeninos, en la campaña electoral de la fórmula Perón-Quijano.

Deudas y responsabilidades

Los últimos minutos son para vos, una reflexión final. Un saludo afectuoso para vos, hace rato no te veo, espero poder hacerlo pronto. Gracias por esta charla. Los últimos 5 minutos son solo tuyos.
-Creo que ha sido un excelente programa, he tenido la oportunidad de escucharlo prácticamente entero, por lo tanto, te felicito por esta reaparición radial. Por supuesto un gran saludo a Duarte, esperando hablar pronto con él. Me parece que el programa ha sido un acto de justicia histórica, con un personaje de una dimensión muy especial, como ha sido Carlos Menem. Coincido también con vos en el sentido de que el peronismo de Corrientes tiene una deuda pendiente y una responsabilidad que asumir. Esperamos, por supuesto, que este año queden en condiciones de empezar ese camino de recuperación. Estoy, como siempre, muy agradecido por tu llamado y a disposición de ustedes para cualquier otra oportunidad.

Compartir esta noticia :

Deja un Comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Más Noticias :